14 de abril de 2009

Semana Santa en Ayoó

Olor a lumbre, sol engañoso, bancos de estreno, procesión, chocolate, mucha gente, un nuevo entierro y nuestra gata que ha vuelto a casa. Todas estas cosas ha tenido la Semana Santa que acabamos de pasar en Ayoó. Lo cierto es que nos lo hemos pasado muy bien (mi niño y yo, mi hermano y mi sobri pequeña), mimados por los abuelos, con un tiempo fresco (por no decir frío) pero sin lluvia, con mucho paseo, mucha sesión de columpio, alguna que otra cervecita en el bar, charlas más o menos intrascendentes, volver a ver a amigos y conocidos y se acabó lo que se daba. En los próximos días iré colgando las fotos de estos días, la grabación de El Encuentro que por fin pude hacer de principio a fin y alguna otra historia que he visto por ahí. De momento, os dejo unas fotitos...



El chocolate pagado por el párroco de Ayoó, Don Víctor, reunió a toda la gente que había acudido a los oficios en la tarde del sábado (y a los que no habíamos entrado en la Iglesia pero andábamos por allí). David, José Luis y Joaquín se encargaron de preparar todo el fuego y calentar el choco, Tina y Visi de repartirlo (seguro que me falta alguien de nombrar, mil perdones para ellos) y los demás, ¡¡a tomarlo!!!

La polémica de los carteles de la Iglesia también llegó a Ayoó, aunque hay que decir que el cartel aparecía y desaparecía continuamente...


El parque de las Escuelas es una de las zonas que más visitamos cuando estamos en el pueblo y este año, la gran novedad ha sido la zona de ejercicio para mayores, los "columpios para los abuelos" que han colocado entre los dos edificios. No pudimos resistirnos a probarnos y la verdad que creo que son un poco difíciles para los más mayores, ¡mi madre, ni alcanza! Pero en esta foto que me ha enviado un amigo, se ve que a Guillermo (y a Vicky, su perrita) se le da bastante bien el artilugio.





Otro de los puntos de encuentro esta Semana Santa ha sido la recién estrenada nueva calle, la Perapán (así figura en los carteles, así la conoce la gente y así voy a llamarla, que menudo lío con el nombre, que si con A, que si sin A...) La nueva vía va desde la calle Casillas hasta por detrás de la panaderia de Celso y Geno y creo que no ha habido quien no haya ido estos días y no la haya visitado y pasado por ella... ¡¡si parecía la Gran Vía!! Personalmente, a mi no me acorta camino, pero he descubierto que me ahorra bastante cuesta con la bicicleta :D






En nuestras pequeñas noticias caseras hay que señalar que nuestra Princesa estaba con camada nueva, cinco lindos gatitos de incierto futuro (ya se sabe cómo son los pueblos para estas cosas) y la buena nueva de la vuelta de Lisa. Ya la dábamos por perdida, como puse hace unos días
en este mismo blog, pero tras quince días desaparecida, una tarde de la semana pasada volvió nuestra gatita, maullando lastimeramente, para que mi madre le abriera la puerta. Venía cojeando, con heridas en el lomo y la nariz, muerta de hambre y sin su prole (cuando desapareció estaba preñada). Agradece las caricias y nos mira como diciendo "ay, no sabeis lo mal que lo he pasado". Pero ahora ya está en casa y poquito a poco, seguro que nuestra gata vuelve a ser la que era.

4 comentarios:

Triceratops dijo...

muy bien, muy bien, ya grabaste el Encuentro pero ¿dónde está la grabación?.
Cuidar de la gata que se le ve carita de muy pachucha.

Un saludo

IRM dijo...

La grabación está aún en la cámara, jaja... es que el peque aún tiene vacaciones y es difícil sacar un rato grande que necesito... pero lo colgaré aquí o donde pueda, que quedó muy bonito y de principio a fin.
Y sí, la gatita la pobre aún está hecha polvo!!!!

Anónimo dijo...

Me alegro,que al final apareciera la gatita,estaba segura de que apareceria,como ya te dije la esperanza es lo ultimo que se pierde,los animales son muy inteligentes,y decidio,que era lo mejor,pero ves al final,volvio,espero que se recupere pronto ,saludos de saritisima.

IRM dijo...

Gracias por tus buenos deseos... puede parecer un tema menor, pero la verdad es que la alegría que nos llevamos en casa cuando llegó... bufff... y la penita cuando la vimos en el estado en el que se encontraba.. pero bueno, lo mejor es que volvió a casa.