11 de septiembre de 2014

Pintxos a la ayoína












Patatas alioli – alitas fritas – alitas guisadas – crestas – langostinos – mollejas – croquetas – patatas bravas – chorizo – jamón – ensaladilla – empanadilla – huevo revuelto – setas con cebolla confitada – albóndigas – mejillones en vinagreta – pechuga con salsa de nata – muslitos picantes... uff, estas son algunas de las cosas que han desfilado por mis ojos este verano, cuando mis acompañantes o yo íbamos a tomar algo a alguno de los bares del pueblo... Una variedad que hace la boca agua y, no lo olvidemos, por la cara, acompañando a la bebida que se pida. Y sea en el bar de arriba, en el bar de abajo, en el chiringuito o, mi preferido de Santibáñez, el Xandra... ¡¡marchando una de pintxos!!

3 de septiembre de 2014

A vista de paramotor...

Además de bicis, camiones, autobuses, coches y carretillas, en Ayoó ha aparecido un nuevo artefacto móvil que no ha dejado de sorprendernos cuando lo vemos: el paramotor de Mikel.

Mikel es el marido de Nekane, la hija de Rodolfo y Mari Nieves y desde su paramotor, su parapente con motor, surca los cielos de Ayoó haciendo que todos levantemos la cabeza para ver ese cachivache de colores que anda por ahí arriba. El, por su parte, aprovecha que está ahí, para hacer fotografías de lo que tiene a sus pies. Y alguna de estas fotos las puso Nekane en el grupo de Ayoó en facebook y ahora me las ha pasado para que las pueda compartir en el blog. Gracias a ambos, estas son las imágenes...


El pueblo y Peñacabras, la loma sobre la que está recostado... así, en foto, no se notan tanto las cuestas, jaja... Lo que si se ven perfectamente son las hileras de piedra que forman la peña.


En esta, se ve Ayoó con Requeijo a medio término y los montes de León de fondo, una pasada de imagen...


Claro que ya se sabe aquello de "cazador, cazado"... estas son las fotografías de Mikel en plena acción:



Esta es una foto de Web Master de AyoodeVidrialescom, que tiene un camarón y se le acercó mucho más cuando estaba en pleno vuelo.
Aquí, el motor del artefacto volador, cogido en la zona de Las Suertes una mañana de este verano: 


22 de agosto de 2014

Atrapa una nube

"Atrapa una nube". Este es el nombre de un bonito concurso fotográfico que ha puesto en marcha el Centro de Iniciativa Turísticas (CIT) Río Eria. El título no engaña y lo que debe tener la imagen es, al menos, una nube. Así se recoge en las bases: "Las fotografías deben tener, al menos una nube, evidentemente no importa el lugar en el que se haga la fotografía".



Según se establece en las bases, habrá un único premio en cada categoría a la fotografía o serie fotográfica (3 fotos) que consistirá "en un marco de fotos digital, la utilización de la misma como portada en el segundo libro de relatos cortos y un diploma acreditativo. Además se realizará una exposición con las fotografías más votadas dentro de nuestra agenda cultural".

Si alguno está interesado, en esta dirección se pueden consultar todos los detalles de la convocatoria: CTR Eria  
La fecha de entrega de las fotografías es el 31 de Agosto... ¡¡¡¡aún hay tiempo!!!!

Lo cierto es que es un tema precioso porque viniendo a Ayoó con una cámara en la mano, es imposible no haber disparado una y otra vez hacía arriba, queriendo atrapar esos cielos tan preciosos, esas puestas de sol, las tormentas... ni la mejor cámara puede atrapar la belleza total del momento, pero intentar, lo intentamos. 

Aquí alguno de mis intentos...

Peñacabras.

Peñacabras.

Desde Peñacabras.

Osilga.

Paseo a Osilga.

Se acerca la tormenta.

Paseo a Osilga.

Puesta de sol.

Atardecer desde mi terraza.

Paseo a Osilga.

Paseo a Osilga.



Paseo a Osilga.

Puesta de sol en Requeijo.

Peñacabras.

18 de agosto de 2014

Fotografías del cuaderno de cultura Ageo

En este Cuaderno de cultura Ageo se publicaron antiguas fotografías realmente preciosas. No sé de dónde salieron, creo que de la familia Ferreras, puesto que no de los hermanos, Antonio, era amigo de Mariano Rivera Sánchez, la persona que lo puso en marcha con la ayuda de la alcaldesa, de Sofía, y el que recibió el encargo de hacer una bandera para el pueblo. Estas son las imágenes, aún con la poca calidad que tienen (escaneado de una revista), son ciertamente curiosas y preciosas todas ellas:


Portada de la revista con un fotomontaje en el que se ve el nuevo escudo de armas de Ayoó sobre la fotografía del momento de la presentación de la bandera desde el Ayuntamiento.

La siguiente foto es de la familia Ferreras y es la casa que se encuentra en El Canto, frente al ahora ayuntamiento, antaño la casa de mi tío Agustín Riesco. Ahora, la parte de la vivienda es de uno de los hermanos, creo que de Antonio y la de abajo, donde las puertas grandes, de Manolo y Paulina (y donde yo me he tomado más de un café y me han dado conversación y wifi, todo sea dicho...)

Así me la presentaba Manolo Ferreras cuando le pregunté: "La foto es nuestra casa. En ella está a la derecha mi madre, Martina, el de el guardapolvos es mi abuelo Dámaso y la otra señora es la madre de Sebastián y Guillermina, Jesusa. Referente a la casa y mi abuelo, mi abuelo tenía comercio allí, vendía de todo lo que en aquellos tiempos se necesitaba, desde pastillas para la fiebre (Pentatiazol) hasta clavos y pez. Mi abuelo tambien fue el secretario del pueblo muchos años."

No lo menciona Manolo, pero me suena que se comentó sobre esta imagen que la persona que está a la derecha, junto a un trillo, era un artesano que iba de pueblo en pueblo arreblando eso, los trillos, reponiendo las piedras de abajo, las maderas... creo recordar que venían de un pueblo de Segovia y se solía alojar en esta casa, de ahí que pose en la estampa familiar.

Las tres siguientes fotos son de momentos de baile en el campo, se supone que celebraciones de San Bartolo donde antaño se hacía, en Canredondo, más allá de las Morales. No sé de quién eran las fotos, no he podido preguntarle, pero por la indumentaria de las mujeres diría que la primera foto es más antigua, más como de comienzos del siglo XX, por los vestidos de las mujeres, con el rodao y el pañuelo a la cabeza, mientras que en la tercera se ven faldas más cortas y menos pañuelos.  Pero ya digo, a falta de información, son suposiciones.




Esta fotografía ya la había puesto en el blog, aquí. Es una preciosa imagen de Manuel Ferreras en la que se ve la procesión de San Bartolo pasando por la calle donde está su casa, la que era de sus abuelos, donde está ahora el Ayuntamiento. Si observamos con atención vemos que además del palio, que va en segundo término, desfilan dos de las imágenes que hay en la Iglesia, la Virgen del Rosario y, creo, la Virgen de la Inmaculada. Además, se observa a alguno de los vecinos cargados de cohetes pirotécnicos.
La imagen se supone que es de los años 50, pero sin poder precisar más.


Y la última imagen es el retrato de esta señora, imagino que familia de los Ferreras, pero no sé quién es.

15 de agosto de 2014

Cuaderno de cultura Ageo (4)






PREGÓN DE LAS FIESTAS DE SAN BARTOLOMÉ
1998

POR D. MARIANO RIVERA VAZQUEZ

Tengan el oído atento rapaces y rapazas que juegan por las calles, mozos y mozas que perdidos entropican por el Coito, y mayores que aseranan con sus ruecas y sus fusas al amor de la lumbre.

Dejen por un momento las mozas de ir a buscar agua a la fuente de la Iglesia, que no es trabajo, sino excusa para encontrarse con sus galanes en las huertas de la Fuente y Prapalacio.

Descansen guadañas, arados y azadones que sobre las castigadas espaldas de los hombres y mujeres de Ayoó partieron a trabajar las tierras.

Encierren en los corrales las cabras y ovejas que al toque de trompeta salieron camino de Peñacabras, y las vacas y yeguas que al son de la campana fueron hacia Requeijo, el Robedillo o la Veiga.

Abrid puertas y balcones, ventanas y celosías de todas las casas de Ayoó. De las que están llenas todo el año, y de las que en estas fecha se vienen a llenar con los hijos del pueblo procedentes de toda España.

Porque vamos a celebrar San Bartolo. Cuando un incendio amenazaba destruir casas y bienes de esta villa los vecinos se encomendaron a San Bartolo y este mitigó el fuego con agua de lluvia. Curiosamente, Bartolomé significa en sirio “hijo del que mantiene suspendidas las aguas en la altura”. San Bartolomé fue un apóstol que marchó a Licaonia, la India y Armenia a llevar la palabra de Cristo. Se enfrentó en su camino con muchos demonios a los que destruyó y así le vemos representado en el retablo de la Iglesia.

Pero este año podemos estar doblemente contentos al tener un escudo de armas que recoge lo más entrañable dela historia de la Villa y de sus habitantes.



En el primer cuartel sobre campo de plata trae una cruz potenzada de gules. Cruz que hace referencia a los Caballeros Templarios que construyeron la torre que conocéis como castillo y fueron los señores de Ayoó, Carracedo y Congosta hasta que disolvieron la Orden.

El segundo cuartel trae sobre campo de azur un báculo de oro. El báculo recuerda el antiguo Monasterio de ageo que derivó en la palabra Ayoó y que se encontraba en lo que hoy es nuestra Iglesia de San Salvador. De él salieron los monjes para fundar numerosos Monasterios en El Bierzo.

En él existía una gran Biblioteca y escritorio en el que se copiaron numerosos libros que fueron a parar a los nuevos monasterios. El Monasterio de Ageo era un importante foco de cultura y formación del que salieron numerosos Santos, Obispos de Astorga, Priores de Monasterios y administradores del Reino de León. Cuando otros pueblos de los alrededores no eran más que simples caseríos, el Monasterio de Ageo es el principal núcleo de población del Valle de Vidriales.



El tercer cuartel trae sobre campo de gules un azadón y un códice de oro. Estos hacen referencia a San Genadio. El Santo que salió de Ayoó para funda el Monasterio de San Pedro de Montes. Fundó posteriormente varios monasterios, los dotó con alhajas, libros y tierras. Creando núcleos de población junto a ellos. Por eso aparece el códice en señal de los libros y el azadón con que roturó las nuevas tierras para el cultivo.

Pero quedan tres detalles muy importantes. Los colores o esmaltes que aparecen en el escudo que hacen referencia al carácter y virtudes de los vecinos de la Villa.

Los jóvenes del pueblo aportan el color gules o rojo que en heráldica significa que la virtud de nuestra juventud es la caridad, y de las cualidades humanas la alegría, la magnanimidad, el ardid, el honor, el valor, la victoria, el furor, el atrevimiento, la valentía, la generosidad, la nobleza, la intrepidez y el vencimiento como sangre. Tened en cuenta mozos y mozas que por traer este color en vuestro escudo estáis obligados a socorrer a los oprimidos de la injusticia.

Los hombres aportan el color azur o azul que señala como virtud principal la justicia, y de las cualidades mundanas la alabanza, la dulzura, la nobleza, la perseverancia, la vigilancia, la recreación, el delo y la lealtad que se han de tener a su soberano. Padres de Ayoó al llevar el escudo este colo indican que estáis dispuestos a luchar por vuestro honor hasta la última gota de vuestra sangre. Porque no como dijo Calderón: Al Rey la hacienda y la vida se la he de dar, pero honor es patrimonio del alma y el alma solo es de Dios.

Por último, las mujeres traen la plata o color blanco, haciendo alarde de sus virtudes de sus vecinos que son la humildad, la inocencia, la felicidad, la pureza, la templanza y la verdad, y de las calidades humanas, la hermosura, la franqueza, la limpieza, la elocuencia, la integridad y el vencimiento sin sangre de sus enemigos. Al traer este color en el escudo señalan que su valía en el trabajo es tanto como la de los hombres recordando el juramente de las Cortes de Aragón al Rey bien pueden decir: Nosotras que somos tanto como vos y todas juntas más que vos.



Y estos colores unidos, cada uno con sus peculiaridades, sus defectos y sus virtudes,quedan recogidos en este escudo del Ayuntamiento de Ayoó que desde hoy ondeará en el Ayuntamiento y del que quiero hacer entrega a vuestra Alcaldesa y Regidora para que la coloque junto a las banderas de España y Castilla y León.

VECINOS DE LA VILLA DE AYOÓ
VIVA SAN BARTOLO
VIVA AYOÓ

13 de agosto de 2014

Cuaderno de cultura Ageo (3)






PREGON DE LAS FIESTAS DE SAN BARTOLOMÉ


1995


Por D. CELEDONIO PÉREZ SÁNCHEZ 

(Entonces, Redactor Jefe de La Opinión de Zamora)













Permitid por un momento, si gustáis, la arrogancia de que oso al presentarme aquí, en este escenario ante vosotros, moradores y moradoras de la Villa de Ayoó, a cantar, loar y anunciar con el clarín quedo de la pluma y el verbo, las vuestras fiestas de San Bartolomé. Os pido perdón por mi atrevimiento y me encomiendo, para lavar mi culpa, a San Salvador que todo lo puede y a los ermitaños y santos Genadio yArandiselo que purificaron con la oración este bendito Valle de Vidriales desde el Monasterio de Ageo, primer centro de espiritualidad de este privilegiado retazo de la mágica piel de toro, que aún no se llamaba España.



En esta atalaya, es verdad, podríais estar cada uno de vosotros pregonando y hablando seguido de los magnos festejos que hoy alborean, con aquellos adjetivos de verdad que dan las vivencias propias.



He de confesar, antes de seguir adelante, que siento una satisfacción y un orgullo pleno de estar aquí, en este pueblo, una villa típicamente mesetaria, pero a la vez, espuma de altozano, guardián de vegas feraces que manan pan, vino y productos hortícolas, atalaya de oasis y cobijo de la más pura hidalguía castellana y leonesa. Satisfacción y orgullo que se hinchan al estar junto a vosotros, gentes de bien y retina abierta, que habéis abrazado la modernidad sin romper el cordón umbilical que os une a vuestros ancestros, a la ruralidad y a las tradiciones.



Sé que lo hacéis, pero bueno es recordarlo. Debéis presumir de ser vecinos de Ayoó allá donde estéis. Hacerlo siempre y más en estos días en que la liturgia lúdica que ahora saludamos os dan la capitalidad del Valle de Vidriales. Esta presunción no es falsa altanería de gallo de corral. Es consciencia de una historia, respeto debido a vuestros antepasados, obligación moral con un devenir que bebe en las sombras mágicas de la prehistoria.



Hallazgos de hachas y otros útiles domésticos prueban que en vuestros genes purificados por el Almucera hay vestigios del neolítico. Por estas tierras pasó el Gran Aníbal, el cartaginés indomable. Aquí estuvieron asentados los vacceos y más tarde, las legiones romanas que completaron la conquista de Hispania siguiendo el itinerario 17 de los Antoninos que desde Artúrica se dirigía a Brácara Augusta, y descansaba en Petavonium, en el lugar de Sansueña.



Desde estas mágicas estribaciones de las Carpurias, de Ayoó se iniciaba la conducción de agua que abastecía la ciudad de Brácara Augusta. No podía ser de otro lugar si no de este, paraíso de manantiales, que hoy sigue siendo un oasis en esta reseca Castilla por las grandes urbes. Os queda la grandeza que da la historia y la tradición, os queda la calidad de vida en el campo, os queda vuestra dignidad y vuestras ganas de trabajar, os quedan vuestras ricas tradiciones. Que nadie vea la botella medio vacía y menos en estas fiestas.





Con este acto abrimos unos festejos que se manifiestan en el pueblo desde siempre. Hay que honrara a San Bartolomé, apóstol de Jesús, callado y paciente. Natanael de la humildad, ejemplo de fe. Como moradores de pro de estas tierras tenéis la obligación de gozar y disfrutar de estos días. Las fiestas que hoy comienzan son el patrimonio que os une a vuestros antepasados. Debéis ser conscientes de que vuestros padres, vuestros abuelos, todas las gene3raciones que han vivido en Ayoó se han unido en la ceremonia de la juerga, la liturgia de la diversión y la parafernalia de la fiesta. Este sentimiento lúdico está, sin duda, en el origen de la creatividad que siempre ha distinguido a las gentes de este pueblo.



Niños, jóvenes, mayores, todos habéis de estar en la calle en estos días, vivir la fiesta y disfrutar de un sentimiento de distensión y amistad, San Bartolomé, sólo se celebra una vez al año, sólo hay unas decenas de San Bartolomés a lo largo de la vida. Por eso hay que aprovechar y sentir la celebración en el ánimo del que se revitaliza, del que rejuvenece su espíritu sondeando en los caminos del regocijo y el deleite.



El programa de actos es largo y completo. Hay actividades para todos los paladares. Que os gusta mover el cuerpo a son deportivo, pues hale, a escoger la actividad más propia. Si el ánimo está por otro ritmo, no hay inconveniente: orquestas a mansalva. No podéis olvidar que estáis obligados a dejar bien alto el pabellón que vuestros antepasados supieron ganarse en buena lid: el de ser excelentes bailarines, facultad que, sin duda, muestran más espectacular mente vuestras mujeres, a la vez que en belleza reconocida en todas partes.



Y ya, como no quiero que me echéis de la tribuna a tomatazos, me voy en un segundo, no sin antes pediros que os abracéis a la jarana, al cachondeo. Es tiempo de diversión y de expresar la alegría de no poner límite al chiste y a la broma., Bebed limonada para calmar la sed y los malos pensamientos



¡¡Viva San Bartolomé!! ¡¡Viva Ayoó!!