17 de enero de 2017

12 meses, 12 iglesias: Iglesia de Tardemézar

Tardemézar ya salió en este recopilatorio de iglesias de nuestros pueblos cercanos, con su iglesia vieja, ahora reconvertida en cementerio. Pero en este pequeño pueblo, hay otro templo, el dedicado a San Martín, o San Martino, como se le conoce allí. 


Una pequeña construcción de una sola nave, con campanario de tres vanos (y dos nidos de cigüeña, cuando yo fui) y con la cruz de las misiones colocada junto a la puerta, en el pequeño pórtico.






La iglesia está en la parte alta del pueblo, desde el campanario se otea el paisaje perfectamente. 





Está construida junto a un pajar y de hecho, cuando fui a fotografiarla, no se podía pasar entre uno y otro porque había una vieja canasta de baloncesto en medio.

Foto web verpueblos.


Al campanario se accede desde un vano que está a un lado de la puerta de entrada. 










Una vez más, no pude conocer su interior, no fui en momento de culto y la puerta estaba lógicamente cerrada. Pero he podido encontrar alguna fotografía de su interior. Es muy pequeña pero parece tener un pequeño coro desde el que se ve el altar.

Retablo de la Iglesia. Fotografía de la página del Centro de Atención Pastoral de Vidriales.

Interior de la iglesia. Foto de la página verpueblos.

Imagen de San Martín en este templo, Foto del CAP Vidriales.
Iglesia de San Martín en Tardemézar, un pueblín con apenas 70 habitantes, según los datos del Ine de 2015. 








9 de enero de 2017

Tragedia de Ribadelago, 58 años

Hoy me recuerda le prensa que se cumplen 58 años de la tragedia de Ribadelago, un desastre que marcó a Zamora y que aún hoy es revivida con pesar, no solo por los 144 muertos si no por lo mal gestionados que estuvieron los días posteriores y la ayuda a las víctimas. Mi madre dice que en el pueblo se reunieron víveres y dinero y que después se contaba que poco de lo que se había recogido había llegado a los vecinos que lo habían perdido todo. 

Hace unos años, en una escapada hasta el Lago de Sanabria, nos acercamos a Ribadelago viejo, el pueblo que resultó arrasado en la pantanada. Algunas de las viejas casas volvieron a ser ocupadas por sus habitantes, otros descendientes de los vecinos pasan allí sus veranos. Los monolitos, cruces y placas se reparten por este pueblo medio fantasma, medio veraneante. 












Estas son otras de las imágenes del viejo Ribadelago (a poca distancia del Lago está Ribadelago Nuevo -creado como Ribadelago de Franco- el pueblo que se construyó tras la tragedia y el abandono el viejo pueblo). Casas renovadas conviven con otras abandonadas, viejos tejados de pizarra y el campanario sin Iglesia.