15 de octubre de 2014

Imagenes del verano (2): Perafondo

Desde que hace unos años se constituyó la Asociación Cultural Perafondo, este grupo cada vez más numeroso se ha mostrado muy activo en la organización de actos tanto deportivos, centrados en la calva, como culturales. La excusa de reunirse para jugar a este juego tradicional la han llevado más allá y han querido implicar a todo el pueblo y trabajan mucho para organizar actos que sean del agrado de todos. 

Este verano han podido, por fin, ver cumplidas una de sus principales aspiraciones, tener unos campos para jugar a la calva en condiciones. El 9 de agosto se inauguraba el lugar, que ha sido habilitado en El Coito, junto a la báscula, más un pequeño local que se ha levantado junto a la cochera del autobús, al otro lado de la carretera. Nada menos que 33.000 euros ha costado habilitar las pistas, financiadas por el Grupo de Acción Local Macovall, Junta de Castilla León, Ministerio de medio ambiente, medio rural y marino y la Unión Europea, además de la cesión de los terrenos por parte del Ayuntamiento.








 

Para inaugurar las nuevas pistas, nada mejor que hacer un convite. Perafondo invitó a todos los jugadores, socios, simpatizantes y quien pasara por allí, a una meriendilla en la que había de todo para picotear (¡¡y bien que lo hicimos!!).









Primero, el juego...








Y luego, la comida...









Además de este acto, Perafondo ha organizado su ya habitual Semana Cultural en la que ha habido un poco de todo, charla, baile, senderismo (ejem ejem... me lo perdí, ¡¡me quedé dormida!!), desgustación de dulces, comida, juegos infantiles... Este año no hicieron la exposición de fotos antiguas, uno de mis favoritos... según me explicaron, mucho trabajo para poca respuesta de la gente... qué pena, era de lo que más me gustaba a mi.

Bailes regionales con un buen montón de mujeres vestidas con los ropajes tradicionales, todo un tesoro.



Degustación de dulces. Las mujeres de la Asociación presentaron platos exquisitos, tartas, dulces, pasteles, cremas.... entrabas y te servías, hummmmm, todoo buenísimo, doy fe (aunque la de la foto no soy yo, es Trini, la de Olegario).



Foto de Ana Belén Pérez Otero.

Foto de Ana Belén Pérez Otero.

Foto de Ana Belén Pérez Otero.

Foto de Ana Belén Pérez Otero.

Foto de Ana Belén Pérez Otero.

El viernes 15 hicieron la comida de socios en Requeijo, con música, baile, calva y buen humor. Foto Ana Belén Pérez Otero.   

Foto de Ana Belén Pérez Otero.

Foto de Adrián Pérez Antón

Leire y su abuelo Luis se lo pasaron muy bien. Foto de Adrián Pérez Antón.

Foto de Adrián Pérez Antón.

Foto de Adrián Pérez Antón.

Estas y otras fotos, las podéis encontrar en el álbum Verano 2014.


Más sobre el tema:

Noticia en La Opinión de Zamora.
Noticia en Interbenavente.

14 de octubre de 2014

Imágenes del verano (1)

Cada vez voy con más retraso.... mediados de octubre ya pero, en fin, todo llega.... aquí están las imágenes del verano ayoíno, tanto las mías como las de aquellos que las han ido publicando en las redes sociales, sobretodo en el grupo de Facebook de Ayoó. ¡¡Os podéis ir buscando!!

Para comenzar el repaso, nada mejor que una imagen que aporta tranquilidad y sosiego. Un tarde en Requeijo, vista por Manu Alvárez.

Foto Manu Alvárez.


Protagonista especial e inesperada en Ayoó es esta corza que Mario recogió del monte y ha criado su padre, Ceferino, al que el animal sigue con devoción. Suele sacarla de paseo por Requeijo, para regocijo y sorpresa de todos los que andamos por allí y la vemos, confiada en quienes conoce, desconfiada con el resto. ¡¡Mimosa, la mascota de Ayoó!!




Foto de Anita Zapatero Alvárez.

Surcando los cielos de Ayoó estaba Mikel, el yerno de Rodolfo y Mari Nieves, una imagen que se va haciendo habitual, aunque no dejemos de mirar hacia arriba con admiración cuando le vemos volar por encima de nuestras cabezas... En este post, A vista de paramotor, recogimos alguna de las fotos que ha ido tomando en sus vuelos.




Pero este año también mirábamos hacia arriba por otro artefacto, por el helicóptero que un día y otro veíamos en el cielo... El primer día que lo vi, yo iba de paseo por la zona de Trapeñacabras con un par de amigos. Nos alarmó ver el helicóptero, estuvimos siguiéndole un rato, mirando el horizonte para ver si veíamos una columna de humo negro que explicase su presencia o pensando que había algún enfermo. Menudo susto cuando de repente, justo cuando estaba encima nuestro, accionó una especie de alarma... Luego supimos que más que alarma era saludo y que en el helicóptero iba José Benigno, el hijo de Agustina, hermano de Tania, que trabajaba ese verano en el servicio de extinción de incendios y que se elegía Ayoó para hacer los ejercicios habituales de mantenimiento del aparato. 


¡Y llegó el circo a Ayoó! Arribó a la campa del Coito un pequeño circo que estaba de gira por los pueblos de la comarca, un circo modesto, familiar, con el cartel de "Se alquila" en la ventana de la caravana y que dejó la estampa de ver una llama o un dromedario pastando en el lugar. El espectáculo... modestito. Unas piruetas con los animales, unas volteretas por aquí y por allá y la niña contorsionista de la familia, la estrella del modesto espectáculo.










La llama, la estrella en el exterior de la carpa.
Burro, cabra y llama en la báscula.

El dromedario.
Los niños disfrutaron de lo lindo tocando y llevando comida a los animales.
Hora de entrar.


Todas estas fotos (las mías) y alguna más, podéis encontrarlas en este album de fotos, Verano 2014.