11 de febrero de 2009

Ingenios caseros

video

Cuando estuve en el pueblo en Semana Santa descubrí estos curiosos ingenios hechos con una botella de plástico y que aprovechaban la fuerza del viento para asustar a los pájaros. Sus elementos son bien sencillos: un palo para ponerlo en alto, un alambre para enganchar la botella al palo, a la botella se le abren una especie de alas y ya está en marcha... en cuanto recibe un poco de viento se mueve a un lado y a otro y llega a dar vueltas como un loco (lo había grabado también, pero he debido borrarlo porque no lo encuentro...).
Me hizo mucha gracia la idea, que lo mismo tiene un montón de años, pero reconozco que yo no lo había visto nunca... lo malo que Oier quería que pusiéramos botellas de estas por todas las ventanas de casa ¡¡y fue difícil convencerle de que no era plan!!


(Este post también es una prueba para ver si se ven los videos, que hasta ahora no había sido capaz de subirlos)

4 comentarios:

Triceratops dijo...

Pues yo con una botella no los había visto, he visto otras vairantes: hélices (molinillos), palos que giran con un trapo en la punta, "cedeses" o "dividis", cintas viejas de casette...
pero con botellas no, es simpático el artilugio "made in cucharilla".

De todas formas, bonita, la próxima vez que pongas un video en el que pretendes enseñar un "aparato" que gira en todas direcciones por la acción del viento y con ello asusta a las pobres aves, sería bueno que en él apareciera el aparato dando vueltas, no parado ¿o no?. Bueno que funciona lo de los videos.

Un saludo

IRM dijo...

Uy, el artilugio no es mío eh?, había varios, uno en una tierra de Alberto, el de Pilar, en el Caño, otro por la calle Casillas, en esos huertos y otro en el Tiar... y sí, grabé uno que daba vueltas que daba gusto, pero no sé dónde he metido la grabación y no quería quedarme con las ganas de ponerlo!!!!
Y no seas malo, Trice, que te atizo en los cuernos!!!!

M i K e L dijo...

En Treviana, la Rioja, el pueblo de mi ama, he visto colgadas en las ventanas bolsas trasparentes llenas de agua... para que no entren las moscas (eink!). Según comentan, cuando se apoyan en ese inmenso balón lleno del líquido elemento, su reflejo se magnifica, se ven enormes y se van (¿cómo?).

Bueno, contra las moscas hay de todo, que si clavo (la especia) en un limón, que si dejar los cadáveres de los que ha matado el fli (así llamaban al insecticida), cortinas hechas con iturris doblados que enganchan la cuerda que pende desde arriba. La imaginación al poder.

Anónimo dijo...

Hace años que por Aliste existe este invento de las botellas espantapajaros, creo que copiados de los trdicionales tocadores de las viñas echos con la aspas de lata, pero que no dejan de ser un invento. Su inventor lo debiera haber patentado.
Buenos días.
Gumaro