19 de abril de 2011

La Iglesia por dentro: El retablo del sagrario

La figura de San Fructuoso y de la Virgen del Sagrado Corazón están ahora en un pequeño retablo muy curioso. Bajo la hornacina en la que está el santo hay un pequeño sagrario muy disimulado y por fuera tiene un extracto en latín de las palabras que el sacerdote pronuncia en la Consagración del vino. En los laterales, también hay un texto, este en castellano, con los nombres de los responsables de la parroquia en el tiempo en el que se hizo el retablo, fechado en el siglo XVII.







El sagrario está perfectamente disimulado en el cuerpo central. Por supuesto, yo no tenía idea de que ahí había un departamento escondido, me lo indicó Matías, para mi sorpresa. En la foto se ve el pequeño sagrario con la puerta abierta, forrado por dentro con un papel azul con estrellas blancas.


 Este es el texto que encontramos a la izquierda del Sagrario:




Esta o
bra se
iço si
endo
cura
el r.Dº
Don
Pedro
Alon
so de
Cifu
entes



(Es decir, "Esta obra se hizo siendo cura el reverendo Don Pedro Alonso de Cifuentes". Como se observa, dos apellidos que aún hoy siguen estando presentes en familias del pueblo, Alonso y Cifuentes)






Texto del cuerpo central de la zona central del retablo, un extracto de la Consagración del vino:






Hac est enim
corpus meum,
hic est enim ca
lix sanguinis me
inoui et eternites
tametimisteriu fi
dei qui prouobis et pi
multis effun detur in
remillionem pecatto
rum

Tomad y bebed todos de él,
porque este es el cáliz de mi sangre,
sangre de la alianza nueva y eterna,
que será derramada por vosotros
y por todos los hombres
para el perdón de los pecados.
Haced esto en conmemoración mía.




Texto del cuerpo derecho de la zona baja del retablo:



ima
iord
omo
juan
testo
n,ijua
nfre
ile,
ano
de
16 6

"Y mayordomo Juan Teston y Juan Freile ano de 16 6". Entre un 6 y el otro hay un hueco y no sabría decir que número figuraba ahí.



Hay que agradecer a Matías su dedicación por conservar los objetos de la Iglesia. Este retablo estaba en muy mal estado y él lo ha reparado y afianzado y ha arreglado la puertecita del sagrario.




Por cierto, y aunque esto no es un blog de doctrina católica, aprovecho para comentar que en 2008 se cambió la fórmula de la consagración tal y como aquí se ha traducido: se permitió usar la fórmula “ustedes” en aquellos países que suelan usarla, como en Latinoamérica, de tal forma que se diga “Coman y beban” en vez de “Tomad y bebed”. También, y esto ha tenido más repercusión e incluso polémica, que se diga “Derramada por todos y por muchos” en vez de “derramada por vosotros y por todos los hombres”.
(Capax mundi, blog sobre asuntos de la Iglesia y documento de la Diócesis de San Fernando de Apure, Venezuela)