15 de junio de 2017

Abuyacos



Cuando se pasea por una zona de robles, se ven los árboles, sus hojas, sus bellotas y…. sus abuyacos, que son una bola de madera, redonda, con algunos picos y agujeritos pequeños. 

Abuyacos en un roble en la zona de Valdomengo.
Yo, la verdad, cuando los vi por primera vez pensé que eran bellotas, sin más, hasta que uno de mis acompañantes me dijo que eran eso, abuyacos, y que se decía que ahí se criaban los tábanos. Ein? Pensé… ¿tábanos en un roble? ¿será otro mito con cierto poso de verdad como el de las culebras bebedoras de leche????? Pues es cierto. Los abuyacos son “agallas”, excrecencias esféricas que se forman cuando una avispa, la “Andricus quercustozae”, introduce sus huevos en las yemas de las ramas. El árbol reacciona y forma una costra alrededor, como si fuera un tumor en su rama, quedando la larva en el interior esponjoso. Cuando se desarrolla, sale al exterior perforando la bola. Así que tábano no, pero Avispilla de las agallas, sí.

Foto: Asturnatura.com
Así se explica cómo nacen estas larvas: Una vez los capullos brotan en la primavera y las hojas comienzan a expandirse, estas pequeñas avispas comienzan a poner sus huevos en el tejido expandido de la planta. Durante el proceso de poner huevos o al principio del proceso de alimentación de la larva, glándulas especializadas del cuerpo segregan un químico regulador del crecimiento que interactúa con ciertos químicos de la planta que producen estos crecimientos anormales.


 Después de un breve período del crecimiento celular, el desarrollo de la agalla se detiene por completo. El insecto está confinado en su “casita” y sólo se alimenta del tejido de la agalla durante lo que queda de su desarrollo. Una vez estas agallas se forman, estos no continúan usando los nutrientes de la planta hospedera. (Recogida del Centro de Ciencias Agrícolas del Estado de Pensilvania, Estados Unidos).

Agujero por el que salió la avispa, en una agalla o abuyaco.

Las agallas no dañan el roble. Sin embargo, su formación es una medida defensiva del árbol y, por lo tanto, contiene fuertes compuestos astringentes* naturales como el ácido tánico. De hecho, parece ser que las agallas de roble son el compuesto vegetal orgánico más astringente en el mundo. 



Y relacionado con esto, me he encontrado con una variante curiosa e inesperada. Desde la antigüedad, estos abuyacos han sido usados para fabricar tinta. Resulta que el interior, esa especie de pelillos de felpa que están dentro de la agalla, está lleno de taninos**, unas sustancia orgánica que se ha usado desde hace siglos para curtir las pieles. De este mismo objeto vegetal se obtenía la tinta ferrogálica, o tinta de agalla o tinta de corteza de roble, que se obtenía mezclando los tanitos de las agallas y sales de hierro. Fue la tinta que se usó en Europa entre el siglo V y el XIX, incluso en el s.XX. De color negro, se volvía marronácea con el tiempo y corroía el papel sobre el que se escribía.

Hay hasta formas caseras de hacer esta tinta, aquí una, por ejemplo.

Nuestro abuyaco una vez abierto.

La agalla del roble se ha usado en la medicina tradicional china contra la disentería, úlceras y hemorroides. También los indios nativos americanos las usaban en forma de emplastos en úlceras y heridas. Como ya hemos señalado, los taninos de las agallas se usaban en los trabajos de cuero y también para teñir en cestería. En los últimos años se están investigando sobre su uso como pesticida natural.



* Astringente: Que produce desecación y contracción de los tejidos del vientre y dificulta la evacuación de los excrementos.

** Los taninos son compuestos fenólicos que poseen propiedades astringentes y antiinflamatorias, por lo tanto, son muy útiles ante diarrea o gastroenteritis.
Además, tienen acción antioxidante que protegen a las células ante los radicales libres y permiten reducir el riesgo de enfermedades degenerativas, sin embargo, no debemos abusar de los alimentos ricos en taninos, ya que en cantidades excesivas, pueden reducir la absorción de nutrientes como el hierro o las proteínas, y ser causantes de carencias.

Páginas consultadas: 

No hay comentarios: