29 de abril de 2014

Semana Santa religiosa

Es esta atípica Semana Santa de sol y temperaturas primaverales casi veraniegas, no hemos tenido que ir a las procesiones embozados con la manta zamorana, gran cambio. La otra nota es que ya comienza a notarse la falta de sacerdotes. Felipe venía haciendo el papel cuando el párroco, Miguel, no podía acudir, pero se encuentra ya muy mayor y ha decidido dejarlo. Ya solo hay misa cada quince días, aunque se hacen lecturas de las escrituras el día que no viene el párroco. En estos días tampoco había oficiante para todas las citas, así que unas han contado con la presencia del párroco, Miguel, otras se han concentrado en el santuario de Rosinos (la bendición del agua del sábado santo, por ejemplo) y otros se han hecho sin oficiante, como El Encuentro del domingo. 

Aquí mi reportaje de algunos de estos momentos...

El calvario. El sacerdote acompañado d ela Cruz y los Faroles y el coro de mujeres, van haciendo las estaciones del Viacrucis dentro de la Iglesia. Se hace el jueves por la mañana y a veces se ha hecho en el Viacrucis de la calle. (Ver el Viacrucis en detalle)







La procesión de la Soledad, Viernes Santo. La imagen de la Virge del Rosario encabeza la procesión, el sacerdote detrás y el coro de hombres (Joaquín, Celso, José Luis, no sé si Gaspar, fueron los "avocioadores")

(Cánticos de la procesión, aquí. Letra, aquí )









El Encuentro. La Virgen y el Niño antes, ahora el Sagrado Corazón, se reencuentran tras la resurrección. Uno de mis momentos favoritos de la Semana Santa religiosa de Ayoó. En esta ocasión quedó algo, no sé, deslucida. No había sacerdote guiando la ceremonia, tres mujeres del coro en un lado (Elisa, Tina y Amelia), solo dos (Pilar y Vitoria) en otro... pero aún así, un emotivo acto.











Todas estas fotos y alguna más, las podéis ver en el álbum de fotos de esta Semana Santa, aquí.

1 comentario:

Anónimo dijo...

"El Encuentro... En esta ocasión quedó algo, no sé, deslucida. No había sacerdote guiando la ceremonia". El sacerdote no guía la ceremonia, preside la procesión. Y este año (a lo mejor no en el futuro) sí había sacerdote presidiendo: estaba don Felipe que, además, hizo una oración después de los cantos.