15 de septiembre de 2008

Picotazos


Víspera de San Bartolo: las doce y media, los niños delante del escenario expectantes, la gente de charleta a ver si empieza el baile... y los músicos sentados en las gradas del escenario esperando que alguien les diga que hay que comenzar. Aparece el alcalde, se acerca a un miembro del grupo y al poco se inicia una fuerte discusión que oímos todos los que allí estamos. El del grupo quiere confirmar que van a cobrar (por lo visto, en algún pueblo les han contratado, han tocado y luego del dinero, nada de nada...). Quico le asegura y reasegura que la agencia con la que han acordado la actuación es seria y que tranquilo, que el pueblo paga pero que empiecen ya, que la gente no puede estar esperando. Y empieza la música.


¿Qué paso con la queja del vecino al que le pusieron el superremolque de la Orquesta Malibú del día de San Bartolo a poca distancia de su casa y por la que acudió la Guardia Civil?


Día de sanbartolín... mientras unos huyen del ruido rockero y unos cuantos van al concierto, el pueblo se revoluciona con el desvanecimiento que sufre Isaac, hijo de Pascual e Isabel, en el bar de Toña. Mientras llega la ambulancia llaman a Elvi, la hija de Andrés Riesco y a Mª Angeles, la de Norberto, ambas médicos (y la segunda, prima del enfermo) para que le atiendan.

4 comentarios:

Triceratops dijo...

No se, parecen tábanos, pero tienen un cierto aire familiar con esa mosca que se mete en mi habitación y me usa como lugar de paseo interminable en cuanto intuye que pretendo dormir; animalito de Dios que diría mi Santo tocayo, bicho del demonio añado yo.
Ahora un poco más en serio te comento: del primer picotazo "no coment" es la primera vez que lo escucho, para el tercero y más serio parece que está todo OK, Isaac ha pasado unos días en el hospital y se encuentra en buenas condiciones, esperamos verle pronto.
En el segundo picotazo me quiero entretener un poco más. En este caso debe de reinar la cordura entre ambas partes no es de recibo ni la actitud grosera ni el comportamiento mafioso o la prepotencia y hablo de todos los implicados en este caso y en otros de corte similar. Las fiestas son fiestas y todos tenemos la obligación de respetarlas y el derecho a disfrutarlas, incluidos los vecinos de este y otros escenarios, tendremos por tanto que escuchar con atención sus quejas porque son legitimas pero ellos deben expresarlas por sus cauces y con las formas debidas, dar voces antes del inicio de las actuaciones solo provocan rechazo entre los que están esperando el inicio de la fiesta y cabreo para ellos mismos que no ven satisfechas sus demandas. Yo les recomendaría que aprovechen el resto del año para hacer sus reclamaciones, no se si conseguirán que les hagan caso pero seguro que la situación será menos violenta. Actitudes desproporcionas y prepotentes o descalificaciones tipo "payaso" no creo que digan mucho a favor de los participantes.
Yo pienso en situaciones similares en mi lugar de residencia y al comparar me surgen varios problemas: imagino que se programe un concierto o actividad molesta en la puerta de mi casa durante las fiestas,
1º El alcalde no está en el inicio de la actividad festiva programada, como no le de voces al aire.
2º Supongamos que si está, ¿cambiará la actividad de sitio solo porque yo se lo diga?, NO.
3º Me "caliento" y le insulto, llega la Policía Municipal y cuando menos me pone una denuncia o me sacude si esto ocurre en la Marbella de Jesús Gil (ocurrió).

Solo me queda hacer una reclamación por escrito, con el tono adecuado y las formas debidas, esto no me garantiza nada porque seguro que el Ayuntamiento me contestará que la calle es suya y que las fiestas las realiza en los lugares que entiende más adecuados por espacio o seguridad o vete a saber por qué, pero me evita el calentón y tendré un escrito con la respuesta municipal para acudir a instancias mayores si entiendo que tengo base para ello.

Un saludo
P.D.: Ya me he pasado de lineas, seguro que no me lee nadie.

Anónimo dijo...

Me esta pasando como a Triceratos voy a la fiesta y no estoy, no me habia enterado de lo del alcalde, los musicos pensaron que no era de fiar, ya dicen que gato escamado del agua huye. Lo de la orquesta Malibu tampoco lo sabia, el que llamo que alego ¿ que veia los musicos de espalda? por que el ruido lo tendria igual metros mas alla, en fin si el que llamo es el que pienso no me extraña. El año que viene haber si estoy mas al LORO, SANDOKAN

IRM dijo...

Ay, Sandokan... es que hay que estar a todo, no solo a comer las sardinas en Requeijo!!!!!

Trice, me alegro de que las noticias sobre Isaac (a todo sto, también primo mío) sean buenas, porque el susto fue grande. Ahora, a cuidarse un poquito.

El lío de la víspera fue tal cual, que allí estaban estos dos ojitos para verlo. Se le cruzó el cable al del grupo (seguro que también se han cruzado con algún informal) y la verdad que el alcalde, cuando le requirió para empezar y se encontró con el lío, enseguida le dijo que no,que en Ayoó se era serio y que ellos cobraban... pero hubo un momento tenso, la verdad...

Y lo segundo... estoy muy de acuerdo con lo que dices, esas cosas mejor hacerlas por la vía correcta y no por medio de cuatro voces en la calle.

Ah, sí, el bisho es un díptero braquícero del orden de los tabánidos, que mira que han estado plastitas este año en Requeijo...

¡¡¡Saludos a los dos y encantada de estas conversaciones!!!!

Gumaro dijo...

En mi comarca etaba prohivido el baile en cuaresma, pero en demás tiempo, se podía bailar agarrao, bueno aparte de la jota, o el llamado baile llano no había más. Durante la cuaresma estaba prohibido bailar por la iglesia,por considerar el baile un escandalo, y lo que decía la iglesia era una ley. Para saciar nuestro tiempo de ócio, los domingos de cuaresma por la noche al tiempo de oscurecer jugabamos al escondite, y otros juegos, a veces más escándalosos que el baile.Tambien estaba prohivido casarse durante la cuaresma, así como bautizar y otras cosas que denoche y en la cama los curas no podían comprobar.
Ánimo irm contínua escribiendo cosas de nuestra tierra para que con el paso de los años no queden entrradas en el olvído.