4 de septiembre de 2008

Un pueblo es...

Aquí mi contrario que me desafía y me escribe un artículo contando los motivos de su aversión a lo rural, su alergia al pueblico al que le arrastramos verano sí y verano también... y lo mejor es que es cierto, que le salen ronchones, hinchazones, le duele la espalda, la cabeza, le pican todos los tábanos reunidos en Requeijo en busca de sangre fresca, le despiertan los gallos y solo una ingesta masiva de tomates de la suegra puede aplacar un poquito el sinvivir.

Y aquí viene el otro punto de vista, de una que nunca ha idealizado la vida en el campo porque ha visto cómo trabajaban sus abuelos y sus padres, que se pasaban sus vacaciones al sol, segando, trillando, acarreando... Pero buena parte de mis mejores recuerdos están en mis veranos de calores y granos en Ayoó, en la casa de adobe sin baño de mis abuelos, la sobremesa de lecturas de Julio Verne, la bicicleta, los paseos a la presa... Me gustan las fiestas de pueblo con los músicos en el remolque y el baile vermouth, las típicas y repetidas preguntas para situarte familiarmente, conocer a casi toda la gente y mantener intrascendentes charlas a la puerta del bar...

No niego todos los defectos de un pueblo, lo bueno y lo malo de conocerse todos tanto, la falta de medios sanitarios, de transporte, de ocio o la inquina en las opiniones ya sea por el fútbol o por la política. Peroooooooo, no lo puedo evitar, me gusta el Ayoó veraniego y creo que la cosa se transmite porque aquí tenéis el testimonio de cómo disfruta mi peque sus días en el pueblo...


Echando una mano al abuelo en el huerto

¡A remojar los pies que hace calor!

Aprendiendo a manejar el randero

¿Dónde estará mi carro?

La talega-piscina

Haciendo amigos

5 comentarios:

Triceratops dijo...

¿Pero qué me dices?, ¿tan mal le sienta el pueblo al Sr. Vizcaino?, pues no tenía ni idea. Nunca le he visto disfrutar demasiado pero tanto como para salirle ronchoneeeeeeees.
Seguramente, lo que le ocurre, es que le pasa como a los no amantes de la tónica: "lo ha probado poco"; lo mejor será que en el próximo viaje le ataquemos con una suculenta bodega, con su carne, su vinito, su olor a hoguera y moho de la humedad de la bodega y para finalizar UNA ABUELA de las de antes.
O se le curan o los ronchones o deja de sentirlos.
Animate Javitxu y hasta el año que viene.
Un saludo

Triceratops dijo...

Te dejo una copia del comentario que le he dejado a Javi en su blog.

"Pero Sr. Vizcaino, conociendo a su costilla, ¿cómo se ha atrevido a criticar la vida en la muy Real Villa de Ayoó de Vidriales?.
Real y Villa lo es pero ahora en serio, los dos tenéis parte de razón pero quizás comparta más el punto de vista de IRM, la vida en los pueblos no es tan idílica como solemos pensar sin embargo si esta liberada del estrés de las ciudades, a cambio tienen otros comecomes y molestias como los que tu comentas pero no tienen ni punto de comparación y son mucho más sanos.
Siempre es mejor pisar una boñiga a que te atropelle un bus y lo de pisar la boñiga te puede pasar también en una ciudad pero te la limpias más finamente por miedo a que te vea alguien. En cuanto al vecino "molesto u odioso", esto en las ciudades no te pasa porque no los conoces y como nos los conoces te pierdes lo de poder pedirles lechugas, tomates o huevos de los de verdad no de esos con la fecha en la cascara. Asi sucesivamente podría ir rebatiendo cada una de tus afirmaciones.
En cuanto a esos kits de supervivencia de los que habláis, debo de deciros que no he conectado el teléfono ni me he conectado a internet ni un solo día de los 30 que he pasado en Ayoó de Vidriales, no lo he extrañado para nada, no he deseado ni por un momento volver a mi rutina habitual, quizás es que en mi infancia, me mordió el mismo bicho que a IRM aún habiendo nacido en Madrid.
Por último Sr. Vizcaino, del pilo no te libras ni de coña "pal" año que viene (y si si, creeros que se hace ya os lo contara Javi), menudo soy yo, pregunta a IRM.

Un saludo rural desde la "carcel" de mi ciudad.

PD: Este año no sacaba de mi cabeza el ruido de las fichas del domino ni de coña.
8 de septiembre de 2008 13:24"

Ayoinos que leeis este blog: quedada para el próximo verano, Javi Vizcaino al pilo PASALO.
Juasjuasjuasjuas.

Un saludo.

IRM dijo...

ja ja.. pobre mi Javi, que tampoco es que esté allí como si fuera una tortura... Hombre, gustar gustar... lo rural como que no le va mucho, pero algo ya disfruta, por ejemplo, del martincito diario antes de comer, jaja...

Oye, y de mi vástago, no me dices nada, con la maña que tiene con el zacho?

Anónimo dijo...

De tu Vástago lo digo yo, se parece a los Abuelos, le tira el zacho,la patata,el pimiento, creo que tus padres tendrían que empezar a entrenarlo con la carretilla, el seiscientos del agricultor por que sin este medio de transporte esta uno perdido. Un abrazo para los tres. Sandokan

IRM dijo...

Sandokan... el niño ya es un experto en carretillo, aunque de momento, como pasajero y la burra (yo) llevándolo!!!! jaja.. me hace gracia lo del seiscientos del agricultor, porque en casa le vacilamos a mi padre diciéndole que sus brazos tienen una prolongación en el carretillo, precisamente