30 de septiembre de 2008

El negrillo de la Calle Negrillos

Los olmos, ulmus minor nombre en latín, negrillos en Ayoó, casi han desaparecido debido a la plaga de grafiosis, una enfermedad provocada por un hongo y que ha puesto en peligro a estos grandes árboles en todo el mundo.
Ayoó también contaba con un buen número de negrillos, en los prados, en las zonas cercanas a regueros... personalmente recuerdo una buena olmeda que había en el camino al Cementerio. Hasta allí acompañaba a mi hermano para cortar ramas que dábamos de comer a los conejos de los abuelos. Ibamos, cortábamos un barcao y lo llevábamos a casa y siempre aparecían un montón de tijeretas (forficula auricularia) o, como las llamaba mi abuela y son más conocidas, los cortapichas.

La plaga también llegó a Ayoó y los grandes negrillos fueron cayendo uno a uno hasta casi desaparecer. Hacía años que no veía uno, los daba ya por perdidos y mira por donde, un día, subiendo la calle que lleva precisamente su nombre, la Calle de los Negrillos (la de la tienda de Carmen), me encuentro con un pequeño ejemplar que ha nacido entre las piedras de la pared de las huertas... Ahí está, entra las zarzas, parece un arbusto, pero no, es un negrillo... y no es el único, hay más por las huertas de la Perapán, por el Tiar y seguro que por otros muchos caminos del pueblo. ¡A ver si hay suerte y tiran p'arriba y volvemos a ver negrillos altos y espigados en Ayoó!

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Que le daremos ahora de comer a los gusanos de seda si no hay hojas de negrillos y los pinos nos los quieren quemar, las fincas están de valde nadie las quiere trabajar, ahora que tienen agua a todas horas del día, si nuestros antepasados levantaran la cabeza, con lo que ellos usaron el cubo.

Sandokan

Triceratops dijo...

Pues precisamente ese negrillo ha elegido mal sitio para crecer, al borde la carretera no creo que dure mucho.
Los de la Perapán espero que no se encuentren en el trazado de la nueva calle porque sino nos quedamos también sin ellos; mira! ahí tienes material para un picotazo ¿qué pasará si la nueva calle encuentra árboles en su trazado?, ¿serán trasladados?, ¿se ha tenido en cuenta?, no se "alomojo" no hay ninguno de por medio.

Un saludo
P.D.: que guapo esta Oiert con su casco, ¡seguridad ante todo!.

Gumaro dijo...

En todos los sitios existe la "grafiosis" que mata los negrillos. En mi pueblo habia muchos por un arroyo que hay y que divide el pueblo en dos. Parece ser que algo se ha parado, este año he podido ver negrillos de 6 ó 7 metros y tuve la oportunidad decomentarlo con un biologo, el cual me dijo que nada que la enfermedad contínua.
Saludos:
Gumaro

IRM dijo...

Vaya... mira que no había pensado en el "mal sitio" que había escogido el árbol... como se le ve tan pequeñito ahora... pero sí, me da a mi que en medio de la calle no se queda.. pobrecito mío...

A ver si los arbolitos se nos hacen fuertes y pueden al "bicho"... lo poco que he leído del tema y que he visto por ahí, si que venía a decir que la enfermedad continuaba y que casi ni se sabía cómo algunos ejemplares, de momento, se libran del hongo.

Sandokan, que te veo un poco pesimista hombre... ya sabes, es ley de vida, las cosas cambian y los pueblos y sus gentes, también...

Por cierto, en La Opinión encontré un bonito artículo sobre los olmos que desaparecen, en esta dirección:
http://www.laopiniondezamora.es/secciones/noticia.jsp?pRef=1780_12_187841__Opinion-Recordando-olmos

Y sí, Oier, seguro aunque vaya en el triciclo!!!!!

pau dijo...

Enhorabuena por tu blog, lo miro todos los dias y me encanta. Adelante, asi conocemos un poquito mas al pueblo y sus gentes