10 de abril de 2017

Basuras


Muñeco tirado en Peñacabras, pobrecito mío, que me encontré en un paseo hace un par de verano.

Cuando era pequeña e iba al pueblo de vacaciones había muchas cosas que me llamaban la atención y que suponían un gran cambio para mi rutina habitual: diferentes comidas, horarios, no había baño, no se podían comprar tantas cosas como en la ciudad y no había bolsa de basura. No. En el pueblo no se desperdiciaba nada. Los restos de comida iban para las gallinas, los cochos o la perra. Y los alimentos, lo poco que se compraba fuera de la producción casera, venía en grandes cantidades o se cogía a granel. No había folletos publicitarios, ni prensa, ni revistas. Se iba a la compra con una vieja bolsa de mi abuela. En definitiva, se vivía con los justo y no se generaban apenas desperdicios. 

Poco después, la modernidad fue llegando a la vida del pueblo, con sus cosas buenas y sus cosas malas. Aparecieron los cubos de basura pero no la recogida de la basura y así terminamos todos usando la zona que hay cerca del Coito, donde el reguero del Ti Carbajo, como improvisado vertedero.


Basura en la zona del reguero del Ti Carbajo.Verano, 2017.
Allí llevaba yo las bolsas de basura y sorteaba desde otras bolsas a escombros, lavadoras, ropa vieja… Cuando se levantaba el aire, los desperdicios se desperdigaban por todo el pueblo.. Un asquito, vaya. Por fin se organizó la recogida de basuras de casi una veintena de pueblos en la Mancomunidad del Valle del Tera y, aunque en verano se queda corto, al menos se puso en marcha un servicio tan importante.

Basura en la calle. Verano, 2007.

En mi vida diaria soy un poco tiquismiquis con lo de la basura, de las que lleva un envoltorio de pipas en el bolsillo, recoge una botella abandonada en la calle y voy con mis bolsitas de residuos bien separados hasta su correspondiente contenedor. Y me fastidia mucho encontrar basura aquí y allá en mis paseos por el pueblo, por dentro, en el casco urbano y por fuera, por los caminos, por el monte… siempre encuentras una botella, una lata de cerveza, un paquete de tabaco…. ¡Con lo fácil que es guardarlo donde lo llevabas hasta que se ha usado!

Basura que encontré en el Coito, la junté, fotografié y recogí. Verano, 2012.
Botella de cerveza que alguien dejó en la toma de agua que hay en Requeijo. El chiringuito estaba como a cinco metros, pero para qué molestarse.... Verano 2014.


Porquería encrustrada en una pared del pueblo, muy cerquita de una casa. Verano, 2014.

Gran mancha de pintura y botes de disolvente tirados junto al pilo de Peñacabras. Verano, 2010.
Botella que algún borono tiró al agua de Requeijo. Febrero, 2017.


Una de tantas latas que se pueden ver cuando paseas por el campo. Febrero, 2017.
Envoltorio de condones en la playa de Requeijo. Verano, 2014.


Restos de botella en un camino. Febrero, 2017.

Envases viejos en un callejón en El Canto. Verano, 2010.
Basura en Requeijo, tras la merienda de San Bartolo. Ya lo saqué en el blog, aquí.


También ha habido, durante años, un foco de basura permanente en un lugar, de nombre contradictorio, en el punto limpio. Tal vez no se explicó convenientemente su fin, pero allí se dejaba de todo, desde muebles que se habían quitado a colchones y, en unos años, televisiones, muuuuchas televisiones. Ahora parece que ya ha quedado claro que es solo un lugar de recogida de aceites de locomoción. 

Verano, 2008.

Verano, 2013.

Verano, 2009.
De vez en cuando aparecen focos de basuras diferentes… que si unos escombros por aquí, cascos de botellas por allá, un coche abandonado en el campo… pero, en fin, confiemos en el trabajo a medias entre la concienciación y la amenaza de una multa.


El coche abandonado en la Rosina, en 2011. Ya hablé de ello aquí.

Cascos de botellas en Peñacabras. La foto es de 2013, pero allí siguen, claro.




Azulejos en la chopera del Reguero del Ti Carbajo. Febrero, 2017.

2 comentarios:

Jordi Miralles dijo...

Es penoso constatar tanta desidia, tanta dejadez en esto de las basuras, los restos de obras y el abandono de trastos viejos o coches inservibles en cualquier lugar.
Y no hay excusas para quienes lo hacen.

Campañas de concienciacion si, fotos denuncia si, pero tambien tocar-les el bolsillo de modo directo a quienes convertien cualquier lugar ajeno en un basurero.

No ha de resultar tan difícil averiguar el ultimo propietario de ese coche abandonado, por ejemplo.

Que paseis una agradable Semana Santa.

Jordi Miralles dijo...

Buenas tardes en esta parte del mundo, en Bilbao o en Ayoo de Vidriales ya seria de noche.
Y mañana, otro 14 de abril. Otro día para el recuerdo, para la nostalgi de lo que quiso ser y no llegó a ser, aquel cambio de régimen: de la Monarquía a la República.
Mañana puedes ser, ademas, un buen buen estimulo para el analysis riguroso de aquellos tiempos.
Y preparando algo ese escenario he ido a dar con un inspector de primera enseñanza, luego popular autor de teatro como Alejandro Casona. rememorando la impresión de su visita, con las Misiones pedagógicas, a San Martín de Castañeda.

http://distanciaentre.es/san-martin-de-castaneda/ayoo-de-vidriales

En 1931 mi padre era un muchaco de sólo 13 añios, una edad preciosa para vibrar con todos los entusiasmos del momento, sin comprender su alcance, y que fue creciendo y abriéndose a la vida hasta que le pilló el levantamiento del 17-18 de julio de 1936 con 18 años. Sobrevivo, herido y medio congelado a la dureza de los tres años de guerra civil.
Hoy es mi generación aún la que puede hacer de puente entre aquel pasado que no vivimos pero que nos acompaña como la propia sombra y las expectativas que se abren a las generaciones que aún andan en la niñez.m

Me pregunto ¿que queda ahora ahí, en Ayoo, de aquello anhelos de los años 30? Tus bonitas fotos recogen testimonios de un mundo rural que hacambiado intensamente: emigration, despoblamiento, arreglo de las casas, retorno de jubilados, lugar de vacationers para vuestra Generation Y las de vuestros hijos,...

Y mañana, 14 de Abril.
Muchos cambios en lo cotidiano en la vida de unas pocas generaciones, cambios más intensos aún en la vida de las mujeres, que pueden controlar con más éxito y con menos riesgo su capacidad reproductora.

No estás obligada a publicarlo en tu blog, como bien sabes.
Son sólo reflexiones mías que han ido a parar a tu blog sólo porque relacione a ese monasterio de San Martín de Castañeda con el pueblo de tus padres.

Disfrutad de la primavera.

Y disculpa esta invasión de tu blog.

Salud y saludos.