6 de marzo de 2016

Requeijo (6): Presa y caminos

Seguimos con nuestro repaso al ayer y al hoy de la presa de Requeijo y hoy nos vamos a la presa, las orillas del embalse y los caminos que llevan allí.

La presa está, según he leído en los informes de embalses, hecha con materiales sueltos, lo que viene a ser, con la tierra bien apretadita y una capa de piedra de defensa en la parte que está en contacto con el agua.

La construcción de la presa en la Semana Santa de 1995.
La presa en sus comienzos, en 1995.
Como la mejor forma de afianzar un terreno es con vegetación, la orilla de la presa se plantó con arbustos y plantas que fueron creciendo y creciendo, hasta casi llegar a tapar la vista del embalse desde el camino de la presa con su altura.

Las piedras de la presa y la vegetación arriba. Foto del año 2000.
La frondosa vegetación de la presa, imagen tomada desde la playa. Verano de 2007.

Arbustos que llegan casi hasta el agua. Verano de 2011.

Imagen tomada del Google Maps. Versión 2009.

Y la misma imagen, en la versión de 2014.

La vegetación más controlada. Verano de 2014.
En las últimas inspecciones sobre el embalse se ha notificado, al parecer, que hay que proceder a una limpieza de la misma, con el vaciado y el arreglo del desague. De momento no se ha hecho, pero según he escuchado, tendrán que llevarlo a cabo. 
También se prohibió poner cepellones de tierra en la zona del aliviadero, para recrecer un poco la presa de forma muy manual.

Esas hierbas que están en la zona del aliviadero han tenido que limpiarse.
En la foto del Google Maps de 2014 se ve el agua escurriendo por el aliviadero.
Una zona curiosa que muchos hemos visitado (sobretodo con niños) es la que está en la zona izquierda de la playa (la derecha desde la presa), un lugar con barro en el que hemos chapoteado, donde se nos metían los pies que quedaban atrapados y de donde han salido toscas piezas de barro modelado. Para unos cuantos de los que solemos estar por allí, esta zona es conocida como "Los Orcos", bautizada así por Eulogio en recuerdo de unas criaturas bastante feas de "El señor de los anillos". Supongo que le recordábamos a ellos cuando salíamos de allí pringados de barro por todos los lados...




Para llegar a Requeijo antes se cogía La Cañada, el camino que sale al lado de "la puente la Flora", junto a la Rosina y pasa cerca de "Los humericos", hasta salir a la zona de la fuente del merendero. El camino está ahora casi impracticable, con mucha hierba alta, mucha piedra, difícil de hacer a pie, sobretodo el tramo cercano a la presa, y muy complicado, doy fe, en bici.

El camino de La Cañada en Semana Santa de 1995, cuando estaba haciendose el recrecido de Requeijo.
El camino de La Cañada en 2012, que se había segado y despejado las primera parte del camino.

Los humericos desde La Cañada.
El camino que  ahora sigue la mayor parte de la gente y que se ha convertido en multitudinario paseo en verano y con el buen tiempo, es la carretera que va desde El Coito. 1.800 metros que son un paseíto en bici, un poco duro por el calor que cae a saco sobre nuestras cabezas y la dichosa cuestita que hay antes de llegar a los robles de la fotografía de abajo.
No estaría de más dar unas clases de educación vial para que los peatones vayan por el lado correcto de la carretera, el izquierdo, y que no invadan la calzada, teniendo cuidado, sobretodo, con las bicicletas que bajan a cierta velocidad. No es la primera vez que he tenido que pegar un frenazo ante un grupo que iba charlando tranquilamente ocupando de lado a lado el camino...


Paseo por la carretera.
También se llega a Requeijo por el otro lado, por el camino que sale desde las eras de arriba y que va a dar a la senda de tierra que lleva a la playa.

A la derecha de esta panorámica tomada desde Peñacabras se ve el camino de tierra que lleva a Requeijo desde las Eras de arriba.
Y un tercer camino es llegar desde La Pedrera, claro, si se viene del monte, de la fuente de la gatina o del pozo de la Pedrera... Desde allí saqué este verano esta preciosa imagen de Requeijo coronado por el arcoiris. 




Hay, por cierto, un precioso paseo que se puede hacer rodeando Requeijo, desde un camino que sale a la derecha del que lleva a la presa, el mencionado justo arriba, por La Corte, siguiendo el camino hacia la izquierda hasta llegar al de la Pedrera... se ven unas perspectivas alucinantes de Requeijo desde lo alto.



Requeijo desde El Chano...

... desde La Pedrera.

Desde La Corte, justo desde donde sacaron la tierra para hacer la presa.

Desde La Corte, un poco más arriba.

Desde la Fuente de la Gatina.

No hay comentarios: