31 de marzo de 2011

Memoria de Santibáñez: la industria (01)


Santibañez de Vidriales,
ya te pueden llamar villa
con los pozos artesianos
y las fábricas de harina.

(pequeño poema recogido en la página Patrimonio Popular, del profesor E. P. Mencia)











En esta tercera entrega del Santibáñez del siglo pasado encontramos un destacado sector industrial, con variadas y pujantes factorías:
Había dos fábricas de mantas, mantones, cobertores, fardelas, alforjas. Estaban por la calle de abajo por donde las discotecas. “Se llevaba la lana o el lino y te hacían la prenda que tú pedías, sábanas, lienzos... y pagabas el servicio”, comenta mi padre.


Había fraguas para herrar, para hacer las ruedas nuevas y para calzar los ejes de los carros. “Allí -rememora mi padre-vi yo el primer martillo pilón que aún sigue estando, lo vi en una casa vieja que hay por donde el supermercado, por donde estaba la fragua de Ginés. Era una gran ventaja, no había que hacer ese trabajo a mano”. También había un pequeño aserradero, el de Ricardo. Y Felipe hacía carros y cubas y puertas grandes.La alcoholera era otra de las industrias destacadas que funcionaban en Santibáñez. Era de Bernardo Riesco, que no era pariente directo nuestro, aunque si venía de la misma familia, de los Riescos de de San Pedro de la Viña. (Anécdota: estando ya mi padre en Vizcaya, un señor de un pueblo de Zamora, reconoció el apellido y le dijo que a mi padre que él no tendría problemas de dinero, si era familia de Bernardo Riesco el de la alcoholera... mi padre le contestó que solo compartía apellido, no capital).



En Santibáñez había tres alambiques y cada alambique tenía que dar un cupo para el Estado a cambio de un permiso para 10 o para 15 días para poder destilar el alcohol. Y este cupo era el que se llevaba a Santibáñez a la alcoholera, donde se hacía brandy y coñac.



Foto de Alberto Zapatero Ferreras


Foto de Alberto Zapatero Ferreras


La fábrica está ahora cerrada, aunque su edificio y sobre todo, su chimenea siguen estando en pie. Amigos del patrimonio industrial quieren que esta fábrica no termine desapareciendo, reivindican su importancia dentro del escaso pasado industrial zamorano y piden que no se deje caer el edificio. (Aquí y aquí, algunos artículos al respecto).

En el blog del Ti Joaquín se publico un bonito artículo contando cómo y quienes pusieron en pie la emblemática chimenea. Lo podéis leer en este artículo: La chimenea de la alcoholera.



2 comentarios:

redacción dijo...

Muy interesante tu artículo. A proposito, en estos momentos se está derribando uno de los vestigios del pasado industrial del que nos hablas: La fábrica de harinas.
http://vidriales.blogspot.com/2011/03/derribo-fabrica-de-harinas-de.html

IRM dijo...

Vaya... me imaginaba que no duraría mucho, dado el estado en el que estaba... es una pena...

La fábrica de harinas venía en el próximo artículo.

Gracias por el aviso.