15 de octubre de 2017

12 meses, 12 iglesias: Iglesia parroquial de Rosinos de Vidriales

Rosinos es uno de los pueblos más pequeños que componen el municipio de Santibáñez de Vidriales, apenas viven cuarenta personas viven en él durante todo el año, muchas de sus casas están cerradas e incluso cayéndose... y sin embargo, es de las localidades con más patrimonio de entre las cercanas a Ayoó: Las ruinas del campamento romano de Petavonium, el santuario de la Virgen del Campo, una parroquia, una ermita dedicada al Cristo de la Veracruz y aún hay otra edificación de la que no sé mucho más (preguntaré) en la parte alta del pueblo, que parece haber sido una especie de convento. 



Hoy nos centraremos en la iglesia parroquial, situada en la parte baja del pueblo y dedicada a El Salvador, igual que la de Ayoó. Y como con la nuestra, en la mayor parte de los lugares que he consultado mencionan que la parroquia está dedicada a San Salvador y que se celebra la fiesta a principios de agosto. Como yo misma he errado varias veces con esto en nuestro pueblo, estoy casi segura que no es San Salvador si no El Salvador.

Además de esta fiesta, el día grande es en honor de la Santísima Trinidad el domingo anterior al Corpus.



Sea como fuere, es un edificio precioso. El recinto está rodeado de un muro y una verja y frente a la puerta de entrada tiene un crucero. El pie, por cierto, está un poquito deteriorado, con las piedras sueltas.









La puerta está protegida por un porche que renacentista, con dos medallones a los lados y la cruz de las misiones en la pared. 










Junto a la entrada encontramos la habitual lápida de recuerdo de los caídos (solo los de un lado, claro) en la Guerra Civil del 36.



El campanario tiene la entrada desde fuera del muro y tiene una cubierta de madera y un pináculo de piedra en la escalera de subida.













El cementerio está junto a la iglesia.



En el interior, leo que tiene tres retablos barrocos, pero como estaba cerrada cuando fui, no he podido ni verlos ni fotografiarlos.

Lo cierto es que es una de las iglesias más bonitas del Valle, la verdad... merece la pena una visita.





No hay comentarios: